Biblioteca tabaquil: Neurociencia y adicción

Imagen de Anoia

Anoia

26/07/2018

Durante el primer mes me dediqué a leer todo lo que caía en mis manos sobre tabaquismo y con el tiempo he ido formando una bibliografía bien maja que quiero ir compartiendo por aquí. Aviso desde ya que con frecuencia hay contradicciones entre los distintos documentos, he intentado buscar siempre la información más reciente y con respaldo científico, aunque, pese a la ingente investigación empírica sobre adicciones, especialmente con alcohólicos, parece que aún andamos en pañales.

Hoy traigo un documento de la Sociedad española de toxicomanías (2011). Neurociencia y adicción. Conjunto de artículos sobre la adicción (tabaquismo incluido) desde la perspectiva de las neurociencias, que considera que se está produciendo un cambio de paradigma en la concepción de los fenómenos adictivos. Interesantísimo el capítulo 8, "Recuperación de la adicción: perspectiva neurológica y neuropsicológica". Cito (las negritas son mías):

Contamos con evidencia empírica sobre alteraciones estructurales [41-45], metabólicas [46] y vasculares [47], que pueden estar relacionadas con los sustratos biológicos de la adicción. Sin embargo, los déficits y las vías implicadas en la adicción a sustancias son esencialmente las mismas que participan en adicciones sin sustancias (p.e. [48]), pero también en otras manifestaciones comportamentales como el enamoramiento romántico, el apego parental y el arousal sexual, entre otras [...] Algunos autores proponen recientemente que las vías que regulan los estados emocionales asociados al craving en la cocaína son los mismos que regulan las emociones negativas vinculadas al rechazo amoroso [53]. En la misma línea, la propuesta de Bechara [54] sugiere que la adicción es el producto de un desequilibrio en la interacción de dos sistemas neurales implicados en la toma de decisiones: un sistema impulsivo - la amígdala para señalar el dolor o el placer como perspectivas inmediatas - y un sistema reflexivo - la corteza prefrontal para la señalización de las consecuencias a largo plazo -, y cuya alteración se traduce en una pérdida del control sobre la voluntad. Esta formulación pone en duda la idea de adicción como enfermedad cerebral, salvo que sea también considerada como tal el enamoramiento, teniendo en cuenta el amplio paralelismo entre ambos.
[...]
Existe evidencia científica para desestimar un enfoque meramente biologicista de la adicción, sustentado en el modelo médico de enfermedad. En las páginas precedentes se ha efectuado un recorrido por la investigación científica, que muestra: (1) la remisión, el abandono del consumo, la recuperación o la extinción de la conducta adictiva es posible; (2) que esta recuperación puede ser, y de hecho es, en la mayor parte de los casos espontánea, sin requerir tratamiento médico o psicológico; (3) que la recuperación es la vía más probable de evolución de la adicción.
A la luz de estos hallazgos, el concepto de adicción puede ser considerado una alteración, en gran medida reversible, del funcionamiento cerebral, que implica prioritaria, pero no exclusivamente, al cortex frontal. Cada sustancia presenta características propias en relación con las alteraciones cerebrales asociadas, pero ello no puede atribuirse en exclusiva a factores farmacológicos (las alteraciones neurobiológicas no requieren el uso de sustancias, p. e., adicción a Internet, al móvil o al juego), sino que deben tenerse en cuenta los condicionantes ambientales, la consideración legal de cada sustancia, las imágenes sociales sobre cada una de ellas, la subsiguiente presión diferencial para el abandono del consumo, factores nutricionales vinculados al abuso de sustancias y el estrés asociado, como causa y consecuencia, al proceso adictivo.
[...]
Algunos autores han denunciado el hecho de que casi la totalidad de la investigación sobre adicciones se ha centrado en los aspectos vinculados a la patología, pero muy pocos se han interesado en los procesos de recuperación. Así, White [101] estima que un cambio en el foco de atención de los investigadores y los políticos, desde lo patológico hasta la recuperación de la adicción, representaría un cambio de paradigma del que podrían beneficiarse los afectados, [...]

Son documentos orientados a investigadores, así que el lenguaje puede ser un poco árido, pero hay cosas realmente interesantes. Se puede descargar en pdf en este enlace: Neurociencia y adicción

Ya tienen lectura para el verano MacBook Air

1 comentario

Si Mari, me lo he leido todo, en menos de veinte años, eso dicen, tendremos unas pastillas que eliminarán la adicción por completo. Joder, podíamos haber nacido veinte años más tarde.

Imagen de Steppen
Enviado por Steppen el Lun, 30/07/2018 - 23:48