Blogs

19 semanas

Imagen de Anoia

Anoia

06/09/2018

Tal y como imaginaba agosto ha sido algo puñetero. He descubierto con este mi superpoder olfativo que no me molesta ni el humo de los puros -antes odioso- aunque me he vuelto extremadamente sensible a la contaminación del tráfico.

Ningún problema para salir y beber, pero el terraceo con fumadores -tabaco y mechero sobre la mesa- ha sido raro, raro, como si nunca lo hubiera dejado, como si me encontrara casual y momentáneamente sin cigarro y en cualquier instante pudiera coger un pitillo con toda naturalidad. Cuenta Rebeca en su diario que a veces se olvidaba de que ya no fumaba y sufría un pequeño shock al recordarlo. Yo no lo podía creer, ¿cómo es posible, si no pienso en otra cosa? Pues sí, cuatro meses de "no fumo", "no quiero fumar", "qué bien que ya no fumo" y a la que te despistas, o quizá cuándo al fin te relajas, la cabeza vuelve al modo por defecto de dos décadas.

Tengo claro que si alguna vez caigo será una decisión consciente, comprando hasta el mechero, nada de robar caladas o pedir un cigarro, planteamiento que ha sido muy útil durante mis dos crisis del mes:

La primera surgió tras un problema familiar reincidente, de esos frustrantes porque la solución no depende de ti. Mientras rumiaba mi impotencia me imaginaba de camino al estanco, de vuelta con todo el pack, liando y fumando uno tras otro, dejando morir las horas ahumada... un acto de flagelación inútil que solo ocurrió en mi cabeza.

La segunda ocasión me enfadé con mi marido en un concierto y quedé sola en medio del público, echando humo, pero sin cigarro. La bronca se arregló rápido, pero del intervalo me salvó mi vagancia: para llegar al puesto de tabaco debía atravesar la multitud y me daba taaanta pereza. Ni siquiera quería fumar para relajarme, no... ¡para fastidiarlo a él!: "Bah, total, me fumo uno y que se joda". Esta adicción te deja idiota

A veces creo que de joven no aprendí ciertas cosas y de ahí estos automatismos mentales. Todo se arreglaba con el cigarrito y, claro, ahora

  1. No sé gestionar la ansiedad
  2. No sé gestionar la ira
  3. No sé gestionar el aburrimiento
  4. No sé gestionar la frustración

Intento aprender a manejar estas situaciones, a "saber hacer" además de "no hacer" y, ante la duda, me aferro a mantras ajenos: no me doy permisos, hago del abandono mi prioridad absoluta y lo concibo como un acto de puro amor propio, porque yo, mis niños, no tengo abuela: me quiero, me adoro, me compro un loro... y no fumo.

168 dias y sumando

Imagen de Wallace.01

Wallace.01

03/09/2018

Hola Chicos, les puedo contar que hoy llevo 168 días sin fumar, he tenido ganas el ultimo tiempo pero leves.. asi que bien todo bien.. animo que se puede..

LIBERTAAAD!!!!

Gracias

Imagen de Eme

Eme

02/09/2018

Me resulta muy útil toda la información que habéis ido poniendo en estos años. Gracias.

Tengo 45. Dos hijos. Este es quizás mi intento de dejar de fumar 100.000 o algo así. Llevo una semana, pero esta parte no es la primera que vez que la consigo. Siempre vuelvo a fumar. Uno en una fiesta, luego otro con una amiga, hasta que un día, a lo.mejor a los seis meses, compro tabaco.

 

Ahora llevo una semana. El lunes me fumé un cigarro, que me enoje por ahí. Desde entonces ni una calada. 

Lo llevo bien, pero no confío en mi.

Gracias a Dios lo estoy logrando

Imagen de Mamachan

Mamachan

29/08/2018

 Hola

Buenas noches a todos, tengo 58 años y he fumado 42 años, nunca pense que podria dejar de fumar por lo menos 1 semana, y ahora puedo decir que llevo 2 meses y 7 dias, sin fumar lo habia intentado todo, me gustaria compartir para los que aun no se deciden, que dentro de todos los metodos el que a mi me ayudo mucho fue el de " Dejar de fumar es facil " de Allen Carr, les recomiendo ver los videos, bueno pero ante todo ha sido sigue siendo la ayuda de Dios ya que sin su ayuda nada podria hacer.

Cada que me entra laq ansiedad, recuerdo que el me ama y no estoy sola en esto.

Y repito en mi mente Todo lo puedo en Cristo que me fortalese.  

gracias. Dios los Bendiga

SOS

Imagen de Martatita

Martatita

09/08/2018

Despues de un tiempo desconectada del grupo... seguía leyendo pero no solía escribir por falta de tiempo, necesito preguntaros: llevo ya algo más de 6 meses sin fumar y la maldita ansiedad no ha desaparecido ... a alguien que le haya pasado lo mismo? Me empiezo a plantear si es normal...

30 Años Fumando

Imagen de Andreal

Andreal

03/08/2018

Hola a todos les contaré mi experiencia de la manera más breve. Comence a fumar cusndo tenía 8 años imitando a los adultos, en realidad ni siquiera sabía aspirar el humo, a los 15 fue mi primer jalon a los pulmones con un cigarrillo de marca More 120s jamas se me olvida, en vez de sentir náuseas sentí la sensación mas placentera de mi vida y me creí una mujer completa, empeze por 1 diario, luego 2 diarios hasta que me enganche fijo con unos 6 diarios sin contar que cuando tomaba era una caja y hasta dos en una noche. Siempre mantuve mi vicio controlado hasta que llegue a los 30 y conoci a un novio súper fumador, fumaba una caja diaria relajado y si no lo controlaba se echaba la caja y media, ademas le gustaba verme fumar, y pues yo le seguí el juego y sin querer me enganche con una caja el y otra caja yo, todos los dias luego decidimos comprar el cartón completo para que nos durara una semana, y no les voy a mentir me sentía libre y muy bien metiendo humo en los pulmones a cada rato, y en las noches era a cada rato, llegue incluso a pararme a las 4am a fumar error una locura. Después me deje de el pero ya estaba demasiado enganchada y segui fumando mucho, luego baje el consumo a 6 o 7 diarios, en ese momento Vi como mi salud se fue deteriorando al punto que hasta hacer el amor me cansaba, todo me cansaba y era una ardor en el pecho siempre, además de dolor, trate de bajar a 3 diarios y la caja decidi que duraria una semana, despues de fumar una diaria a una semanal me sentía contenta satisfecha de hacer una buena obra para mí salud, hace dos meses que no fumo, hice un esfuerzo fisico y senti que me moria dije voy hacer la promesa de no fumar durante dos meses, hoy los cumplí... De lujo el detalle es que contenga los días por que quiero salir corriendo y comprar una caja de cigarrillos largos y fumarme en una sentada todo lo que no hice en estos dos meses. Yo amo el tabaco me gusta demasiado sueño con el esestoy enamorada de mi vicio y lo acepto, el gran detalle es que hace daño y de paso te mata lentamente tarde o temprano (que detalle no?) El punto es que me siento super saludable no me arde el pecho no me canso como ante puedo trotar, subir escaleras, correr y hacer el amor sin cansarme( que mejor que eso para no fumar más) escribo en este foro porque sin duda es una manera de desahogarme las ganas terrible que tengo de fumar, el fulano mono, lo tengo es hoy no me había pegado en dos meses si no! Hoy!!! Eso no lo entiendo espero contar mis experiencias diarias para alejarme del tabaco!!!! Espero que mi historia sirva para que las mujeres y hombres puedan leer y distraerse sin fumar besos...

 

Biblioteca tabaquil: Neurociencia y adicción

Imagen de Anoia

Anoia

26/07/2018

Durante el primer mes me dediqué a leer todo lo que caía en mis manos sobre tabaquismo y con el tiempo he ido formando una bibliografía bien maja que quiero ir compartiendo por aquí. Aviso desde ya que con frecuencia hay contradicciones entre los distintos documentos, he intentado buscar siempre la información más reciente y con respaldo científico, aunque, pese a la ingente investigación empírica sobre adicciones, especialmente con alcohólicos, parece que aún andamos en pañales.

Hoy traigo un documento de la Sociedad española de toxicomanías (2011). Neurociencia y adicción. Conjunto de artículos sobre la adicción (tabaquismo incluido) desde la perspectiva de las neurociencias, que considera que se está produciendo un cambio de paradigma en la concepción de los fenómenos adictivos. Interesantísimo el capítulo 8, "Recuperación de la adicción: perspectiva neurológica y neuropsicológica". Cito (las negritas son mías):

Contamos con evidencia empírica sobre alteraciones estructurales [41-45], metabólicas [46] y vasculares [47], que pueden estar relacionadas con los sustratos biológicos de la adicción. Sin embargo, los déficits y las vías implicadas en la adicción a sustancias son esencialmente las mismas que participan en adicciones sin sustancias (p.e. [48]), pero también en otras manifestaciones comportamentales como el enamoramiento romántico, el apego parental y el arousal sexual, entre otras [...] Algunos autores proponen recientemente que las vías que regulan los estados emocionales asociados al craving en la cocaína son los mismos que regulan las emociones negativas vinculadas al rechazo amoroso [53]. En la misma línea, la propuesta de Bechara [54] sugiere que la adicción es el producto de un desequilibrio en la interacción de dos sistemas neurales implicados en la toma de decisiones: un sistema impulsivo - la amígdala para señalar el dolor o el placer como perspectivas inmediatas - y un sistema reflexivo - la corteza prefrontal para la señalización de las consecuencias a largo plazo -, y cuya alteración se traduce en una pérdida del control sobre la voluntad. Esta formulación pone en duda la idea de adicción como enfermedad cerebral, salvo que sea también considerada como tal el enamoramiento, teniendo en cuenta el amplio paralelismo entre ambos.
[...]
Existe evidencia científica para desestimar un enfoque meramente biologicista de la adicción, sustentado en el modelo médico de enfermedad. En las páginas precedentes se ha efectuado un recorrido por la investigación científica, que muestra: (1) la remisión, el abandono del consumo, la recuperación o la extinción de la conducta adictiva es posible; (2) que esta recuperación puede ser, y de hecho es, en la mayor parte de los casos espontánea, sin requerir tratamiento médico o psicológico; (3) que la recuperación es la vía más probable de evolución de la adicción.
A la luz de estos hallazgos, el concepto de adicción puede ser considerado una alteración, en gran medida reversible, del funcionamiento cerebral, que implica prioritaria, pero no exclusivamente, al cortex frontal. Cada sustancia presenta características propias en relación con las alteraciones cerebrales asociadas, pero ello no puede atribuirse en exclusiva a factores farmacológicos (las alteraciones neurobiológicas no requieren el uso de sustancias, p. e., adicción a Internet, al móvil o al juego), sino que deben tenerse en cuenta los condicionantes ambientales, la consideración legal de cada sustancia, las imágenes sociales sobre cada una de ellas, la subsiguiente presión diferencial para el abandono del consumo, factores nutricionales vinculados al abuso de sustancias y el estrés asociado, como causa y consecuencia, al proceso adictivo.
[...]
Algunos autores han denunciado el hecho de que casi la totalidad de la investigación sobre adicciones se ha centrado en los aspectos vinculados a la patología, pero muy pocos se han interesado en los procesos de recuperación. Así, White [101] estima que un cambio en el foco de atención de los investigadores y los políticos, desde lo patológico hasta la recuperación de la adicción, representaría un cambio de paradigma del que podrían beneficiarse los afectados, [...]

Son documentos orientados a investigadores, así que el lenguaje puede ser un poco árido, pero hay cosas realmente interesantes. Se puede descargar en pdf en este enlace: Neurociencia y adicción

Ya tienen lectura para el verano MacBook Air

Tres meses y preparando el veranito

Imagen de Anoia

Anoia

25/07/2018

En unas horas cumpliré tres meses y puedo afirmar que fumar ha desaparecido completamente de mi rutina; como no tengo tabaco en mi entorno es mucho más fácil olvidarlo. Pese a todo aún hay ocasiones en que pienso "esta es una situación en la que antes habría fumado", y si me empeño en agarrar esa idea me invade la melancolía, pero hay en ello cierta voluntariedad y complacencia en la autodestrucción, como rascar la costra de una herida que aún no ha terminado de curar, aún sabiendo que no debemos. Sigo entrando a diario para leer los viejos blogs, siempre encuentro alguna reflexión interesante, pero me pregunto si no debería intentar olvidarme definitivamente y escribir sólo para celebrar alguna fecha señalada.

La ansiedad y los problemas de concentración no han desaparecido, sí noto mejoría, pero muy, muy lenta; ya no me duele tanto la mandíbula, que sigue algo tensa; mis sesiones de estudio son más largas. No sé a quién leí que esto era como un huracán, el mono físico pasa rápido, pero los daños que causa permanecen más tiempo. Si hacen falta años para recuperar los pulmones y el corazón, no veo por qué iba a ser distinto para las funciones cognitivas (memoria de trabajo, control de la impulsividad), que ya no carburan solas sin nicotina. Otras drogas te fríen los sesos para siempre.

Las diferencia con el segundo mes es que ahora pensar en fumar para arreglar esos problemas está fuera de mi esquema mental, de la misma forma que no se me ocurriría beber Whiskey o fumar canutos si tuviera problemas para dormir, y eso que hablamos de drogas que 1. Dan sueño 2. No me han causado adicción hasta la fecha. Como no soy adicta no pienso en ellas antes que en tomar una valeriana o un vaso de leche caliente.

Otra curiosidad: vuelve a apetecerme mucho más tomar café, que me había estado quitando los últimos años. La cafeína es adictiva y yo tomaba mucha; para mí un día sin café significa un dolor de cabeza horroroso. Ahora sólo bebo "uno" (una cafetera de tres tazas) por las mañanas , pero últimamente siento el tirón después de comer, o incluso por la tarde-noche. Algo me está diciendo el cuerpo. En fin, una cosa cada vez.

Le he dado una nueva oportunidad a la meditación; en vez de agobiarme con si la hago bien o mal me la planteo a mi manera, en su sentido más literal de "pensar". Nada de vaciar la mente o contar respiraciones: me siento con la espalda recta, cierro los ojos y durante 20 minutos dejo que las ideas vayan y vengan a su aire, sin intentar moldearlas o darles un orden, como si viera pensar a otro. A veces termino más relajada, otras no, porque algún recuerdo me trae emociones muy intensas. En cierta manera reemplaza al cigarro en una de sus viejas funciones: el momento de reflexión en soledad, igual que este diario.

Como digo, fumar ya no pertenece a mi vida cotidiana; el problema es que ahora viene todo un mes de "no cotidianidad", voy a España y la excepción será la norma, seguiré estudiando pero tendré mucho tiempo libre, mucha playa, mucha terraza y muchos fumadores cerca, así que recupero la estrategia inicial y planifico las contingencias:

  1. Visualizaciones: Me imagino de forma realista las situaciones en que pienso que me apetecerá un cigarro pero no fumo (esto lo saqué de la web de una psicóloga con consejos para relajarse y afrontar los miedos).
  2. Lista de lecturas absorbentes y revistas de pasatiempos: me pasa siempre que cuando por fin puedo leer tranquila ya he olvidado qué libros me interesaban y acabo aburrida, fumando y mirando el móvil o con cualquier otro bodrio que cae en mis manos por casualidad. Cuando lleguen los tiempos muertos tendré a mano varios para elegir. También me gusta mucho echar el rato con crucigramas y sudokus, ahora ya no necesitaré hacer malabarismos con el boli, la revista y el cigarro.
  3. Deporte: ya busqué un gimnasio. En la playa y la piscina más nadar y menos baño de sol.
  4. Limpieza dental: esto lo hace la gente los primeros días después de dejarlo, pero en España me cuesta casi la mitad y es una motivación añadida.
  5. En casa de mi madre no entraré en el cuarto donde fuma y tendré siempre infusiones y chicles o caramelos a mano.
  6. Moderar el alcohol para no acabar piripi y deseando un cigarro. Beberé solo claras y tintos de verano, o alternaré con limonadas y té helado, que también me gustan mucho. Así mantengo el control sin pensar que me estoy quitando otra cosa más.
  7. Voy a contar a todos los familiares, amigos y conocidos que me encuentre que lo he dejado.

Otros aspectos de en mi vida podrían ir mejor, pero con el tema dejar de fumar estoy muy satisfecha.

Mi Primera Entrada en el Blog

Imagen de Otrebla

Otrebla

14/07/2018

Hola a Todos mi nombre es Carlos Alberto soy de Guatemala, tengo 37 años, estoy casado tengo una hija y por ahi viene mi otro retoño.....

Nunca pense que se llegara este momento, el momento de contarle como arranque el cigarro de mi vida y de paso contarles otras adicciones, de las cuales estaba preso... y de como se puede erradicar una adiccion!!!

Empese a consumir cigarro cuando tenia 12 años en ese momento era ocasional.... quizas uno al mes, a los 15 años empese a fumar uno o dos cigarros al dia.... en ese entonces ya no solo consumia cigarro, si no tambien alcohol.... pasaron los años ya no era 1 o 2 cigarros si no unos 8  cigarros diarios, y el consumo del alcohol era de cada fin de semana.... pasaron los años y conoci la cocaina, entonces ya estaban 3 adicciones: alcohol, cocaina y cigarro...  ya subi a una cajetilla diaria, un trago de alcohol al dia y viernes, sabado y domingo borracheras y levantones con cocaina, pase unos 8 años asi, hasta que cai en lo mas bajo de alcohol y cocaina estuve tomando y drogandome por 6 meses dia y noche!!! lo curioso del caso que el cigarro paso a segundo plano ni ganas me daban.  En ese entonces pase dos años de centro de recuperacion en centro de recuparacion, solo salia del centro de recuperacion  y ahi si el cigarro era mi compañero por una semana dos semanas, incluso 3 semanas que era lo que aguantaba limpio.

Un dia cansado de esa vida de perro que llevaba decidi suicidarme dos veces, ninguna de las dos funciono una con sobrodosis de droga y la otra con pistola ninguna de las dos funciona en la primera desperte a las 12 horas de la sobredosis con mis papas a la par mia y yo asi ya me estan velando jajajaja en la segunda el arma se encascabillo y no funciono.... pero un dia recorde que hubo un tiempo en el cual yo camine con Dios, y le pedi a Dios que me ayudara que ya no queria esta vida que llevaba, un dia le pedi a la virgen maria que me ayudara y que me sacara de mis adicciones y bueno se hizo el milagro. Entre en un centro de recuperacion donde me cambio la vida, me valore y aprendi a aceptarme como era y todo lo que me habia pasado de niñez., la adiccion es tan solo el sintoma de una enfermedad mas profunda que en este caso es el alma, las heridas del pasado juegan un papel muy importante en una adiccion, cuando sali de ese centro de recuperacion, bueno me quede solo con mi compañero de viaje en la vida el cigarro!!! conoci a mi esposa, me case y tuve una hija, en ese entonces decidi dejar de fumar cosa que no pude, y mantenia mucha ansiedad muchos pensamientos negativos muchas cosas que todos conocemos al dejar de fumar y al dejar una adiccion!!! tanto que no crei que el cigarro era el culpable.. fui a un centro psiquiatrico y me medicaron por bipolaridad!!! entonces ya habian otras compañeras de viaje en mi vida ahora pastillas y mi cigarro siempre por que aunque decia que no iba a fumar solo fumando se me quitaba todo eso que sentia!!! y entonces pase 5 años con pastillas y cigarro... pero tambien paso algo en ese tiempo me aleje completamente de Dios... tuve problemas con mi esposa y recai entonces ya era cigarro, alcohol, drogas, y pastillas!!! entre en un centro de recuperacion hize las pases con Dios y sali del centro ya 0 alcohol 0 pastillas 0 drogas, pero se pueden imaginar esa desesperacion ansiedades tan terribles de dejar todo eso, y supuestamente 0 cigarro cosa que le menti a mi esposa y a toda mi familia poor que yo seguia fumando 2 cajetillas diarias creo que mi esposa fue muy biena o no tiene buen olfato por que nunk me sentia el aroma a cigarro jajajaj la apestilencia a cigarro.. asi pase 4 meses hasta que nuevamente Dios hizo su milagro despues de pedirle y pedirle ya no fumar un dia no senti el deseo de fumar, y entonces dije ahi me tire al agua pase las primeras dos semanas como que nada no sentia nada a la tercera semana se vino el mono psicologico, tension en la cabeza que se me dormia el cuero cabelludo, mareos que casi me caia, dolor de cabeza y ustedes conocen muy bien eso y lo sque no delen gracias a Dios que no les dio nada, ataques de ansiedad, ataques de desesperacion asi pase 2 o 3 semanas por su puesto no todos los dias era cada dos dias o 3 dias... en ese momento que triztesa ni que ni mierda, que bajon ni que ni mierda.  cuando llegue al segundo mes que bajaron los signos psicologicos, empezo el bajon y esa sensacion de andar como en otra dimension jajajajajaja que la literatura dice que es por el cambio de monoxido a oxiigeno y quizas si pero yo ya llevaba dos meses sin esa porqueria en mi organismo, y les cuento que es por el maldito duelo que da el maldito cigarro, me toco duro crei que era ezquisofrenico y lo que veia lo esta imaginando, cosas de ese tipo luego paso eso y me agarro miedo a relacionarme con las personas y asi estuve dos meses, una falta de concentracion total terrible andaba como ido en otra dimension... pero mientras paso eso, Dios estaba haciendo otras cosas en mi vida como por ejemplo sanando todas las heridas de mi pasado, por que comense a recordar cosas que me dolieron en mi infancia y que me marcaron mucho mi vida, pero tambien las iba sanando, que si llore muchos se preguntan si llore y mucho una vez sali a correr y en una montaña me sente y llore como un niño desconsolado, que ya no sabia que hacer y si estaba sanando muchas cosas que me pasaban por mi mente, heridas que tenia daños que yo hize me arrepenti de todo lo mierda que fui en mi vida y le pedi perdon a Dios, desde ese dia comenzaron  a disminuir lo sintomas.. poco a poco muy lentamente, pero iban sediendo poco a poco, se que lo mio no solo fue el duelo pór el cigarro si no tambien al antiguo Carlos Alberto... para darle la Bienvenida al nuevo Carlos Alberto... ese que ya no fuma, ese que ya no se droga, el que respeta a su esposa y a su hija, ese que ya no necesita ninguna muleta para salir adelante si no unicamente el amor, si el amor de Dios...  y asi fui soportando cada dia me levantaba con nuevas fuerzas para luchar,  pero esas fuerzas no eran mias bueno si pero yo no las sacaba por arte de magia...  Exactamente hoy llevo 4 meses 18 dias y 3 horas dice mi contador... e ahorrado 5000 quetzales el equivalente a unos 600 euros unos 700 dolares, y llevo sin fumar 4144.13 cigarros.  

los signos que dan en ansiedad son muyh variados, no los voy a enumerar por que para mi fueron muchos, como fueron mis dias, pues esta anoia que describe muy bien como se siente cada dia lean el blog de anoia es muy bueno y lo describe perfectamente, hambre a mi no me dio hambre al contrario baje 80 libras en este proceso, que me calleron bien pesaba 270 libras jajajajaja, miedo si da mucho miedo, ansiedad si da mucha ansiedad, pero el resultado va a ser muy gratificador... 

personas a las que les agradezco, primero a Dios, luego a mi esposa y mi hija que yo se que ellas oraron mucho aunque ellas no me podian ayudar por que esto era el duelo mas grande de mi vida, les agradezco a todos los que en algun momento me ayudaron espero no olvidar a nadie, stephen, kike02, casilda, martatita, linux, anoia, wallace, chincho, loles, alberto, todos los nuevos que en algun momento aparecieron en el foro pero recalleron, de ellos aprendi mucho.. aprendi a ayudar a otros.....

se que algunas personas no creen en Dios pero yo les dije que les iba a decir cual fue mi secreto....

Y mi secreto fue Dios...

Me gustaria que algun dia este blog lo lea alguien que se plantea dejar de fumar y que gracias a mi testimonio lo logre....

Gracias a todos gracias mi mas sincero Gracias....

 

y ya saben Carlos Alberto Alias Otrebla estara siempre ahi para ayudar al que necesite mi ayuda!!!

Y realmente deseo que Dios bendiga su vida y que llegue hasta lo mas profundo de cada uno de nosotros y que cure nuestras heridas, y borre del subconsiente ese deseo de fumar!!!

 

P.D. les cuento que durante este proceso ocurrio otro milagro!!! Dios me permitio poder crear una nueva vida el milagro mas hermoso de este mundo osea que no todo fue tan malo...

 

 

 

11 semanas

Imagen de Anoia

Anoia

12/07/2018

Hace dos días escribí esto en mis notas:

La depresión horrorosa que me tenía como alma en pena desaparece poco a poco, sigo algo sensible, pero ya no parezco la Magdalena de Semana Santa ni voy mirando la vida pasar sin mucho interés. Mantengo firme mi voluntad de no fumar y ganas, lo que se dice ganas, no tengo, pero este dolor de mandíbula continuo me recuerda que la procesión va por dentro.

Creo que me irrita mi irritación por no sentirme libre, y también porque ahora sé que el cigarro nunca volverá a ser lo mismo, incluso si fumara de nuevo: ya no podría mantener la ilusión de controlar el consumo (reduje a 5 cigarrillos diarios los últimos años), ni podría decirme que el tabaco de liar no es tan malo para la salud, porque la mejora física de fumar "solo cinco" a ninguno ha sido asombrosa. Fumaría única y exclusivamente por no ser capaz de dejarlo y no es una frustración con la que quiera vivir. Aprieto los dientes y vivo cabreada conmigo misma porque sé que no hay vuelta atrás: fume o no fume, esto es lo que hay; puede ir a mejor mañana o puede durar meses.

Al día siguiente de escribir esto fui a la biblioteca a estudiar, como hago desde que lo dejé, porque en casa aún no consigo concentrarme, y tuve, al fin, un día relativamente productivo de estudio. Hoy noté que la tensión en la mandíbula se había reducido muchísimo y la conclusión, tan evidente, me ha inundado como una revelación: no es la tensión por no fumar lo que me dificulta estudiar, sino al revés; la preocupación por no acabar la carrera me produce ansiedad, que asocio automáticamente al tabaco.

El problema no ha desaparecido, pero de repente es algo definido, tiene cuerpo, origen y fecha de caducidad; ya no parece una especie de maldición llegada de no se sabe dónde. Ahora es algo que, mejor o peor, está en mi mano solucionar. Y eso significa que ahora yo tengo el control.

Es un alivio enorme lo que siento, pero sé que aún queda mucho por hacer. En agosto me esperan nuevos retos: volver a España, a todos los sitios donde siempre fumé, revivir la adolescencia, porque me quedo en "mi cuarto", con mi madre, gran fumadora; las terracitas, cerveza, playa, reencuentros, conciertos y cuatro copas de más... pero tengo ganas, me siento preparada. Ya he contado que vivo en un ambiente muy protegido y creo que debo enfrentarme a mi pasado y entorno fumador para seguir mentalmente adelante. También voy a dar la buenanueva a gente que aún no sabe que lo he dejado, porque temía recaer antes de agosto; entonces por fin será completamente "oficial". No sé, creo que si supero el verano el resto irá solo.

Empecé este camino un poco precipitadamente, muy concienciada sobre las dificultades del primer mes, que es prácticamente el único tema tratado en guías y métodos, pero sin saber realmente lo que se vendría encima después, capeando el temporal según iba llegando. Han sido unos meses terribles, de continuos altibajos, más melodrama latino que tragedia griega, más de tristeza contemplativa y frase de libro de autoayuda que de recitar a Goethe con la voz cascada por el sufrimiento, pero hoy todo eso da igual, porque por primera vez siento que voy a conseguirlo.

Distribuir contenido