Diario de Rebeca

Escribí este diario hace ya nueve años, a la vez que surgía la página "Mi Lucha Contra el Tabaco", la cual fue un acto de amor y creatividad de mi hijo mayor hacia mí. Foro, blog personal, miles de mensajes de los que durante todos estos años conseguimos dejar de fumar. Con todas estas "armas" os invito a iniciar vuestra lucha particular.

¡Mucha suerte!

Celia Gaspar / Rebeca

Día 18/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

18/03/2001

17:34:22

Me llamo Rebeca, llevo unos veinte años fumando, y tengo grandes deseos de perder de vista este vicio mío.
He dejado de fumar en dos ocasiones más.El primer intento fue sin ayuda externa, fracasé al cabo de un año. En el segundo aguanté unos once meses, con chicles de nicotina. Esta vez mis pulmones se limpiaron también, aunque tuve que llevar una ferula de descarga en los dientes, varios meses, por el ahínco que ponía al mascar esos chicles.

Os voy a contar como es mi primer día con este novedoso método, que espero sea el definitivo:
La primera pastilla me la tomo hacia las diez de la mañana. Como aún no tengo que dejar de fumar, así lo indica el prospecto, fumo normalmente durante todo el día. Noto que algunos de esos cigarrillos no me saben igual que siempre. La marca de tabaco que utilizo es Fortuna.

Hay que tener en cuenta que los domingos son mi día más tranquilo. El único de la semana en que no trabajo. Asi que no aparece ningún trastorno más.

Día 19/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

19/03/2001

19:56:34

Empiezo mi segunda jornada con pastillas para dejar el vicio. Vuelvo a tomar la tableta a la misma hora, como indica el prospecto.

Voy al trabajo, comienza una mañana de gran agitación interior. Tengo que recurrir a un tranquilizante suave. No puedo soportar este súbito “subidón”.

Llego a la mitad del día y siento que será imposible echar una siesta, mis ojos están como platos. Sigo fumando por prescipción médica. Si no puedo dormir tendré demasiado tiempo para pensar en el tabaco...
Avanzada la tarde noto una somnolencia entrecortada, o tengo mucho sueño o estoy despejadísima.

El tabaco sabe muy mal, sólo llevo dos días y también siento un hormigueo en la boca de lo más curioso, me parece demasiado pronto para notar tantas cosas, pero es que yo soy muy sensible a todo.

Día 20/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

20/03/2001

19:58:45

Me dispongo a tomar la pastilla, a la hora habitual, estoy en el tercer día. Pasado un buen rato estoy preparada por si ataca la agitación de ayer, para que no me pille por sorpresa. Lo mejor es que no ocurre nada, me encuentro muy bien durante toda la mañana. Cuando por fin deseo dormir la siesta, lo consigo sin ninguna dificultad.

Tengo que insistir en que, por ahora sólo me estoy medicando para dejar el tabaco, no he dejado de fumar, sería contraproducente que lo hiciese en este momento.

Por la noche leo un libro de esos de autoayuda para dejar de fumar. Reconozco que pongo interés. Me gustaría lograrlo, aunque quizá confío en estas pastillas demasiado.

A la semana que viene tengo un día fijado para dejar de fumar, a partir de ese momento cuento con una persona de apoyo para los momentos de peligro, eso dicen que hay que hacer.

Día 21/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

21/03/2001

21:33:31

Hoy ha sido un día diferente porque me ha tocado aumentar la dosis al doble. Hasta hoy tomaba una gragea al día, ahora tomo dos con un intérvalo de ocho horas. Así funciona.

Mis ganas de fumar siguen siendo las mismas, el sabor del tabaco empeora por momentos, y se acerca la fecha fijada para dejar de fumar. No he notado ningún nerviosismo especial por este aumento en la dosis, sólo espero me quite las apetencias de fumar. Creo que voy a dormir con facilidad, como si no tomara nada.

Día 22/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

22/03/2001

19:58:04

Miro la tabla posológica y me asusto, la próxima semana tengo que fijar un día para dejar de fumar. Si no consigo lograrlo dentro de esa semana parece ser que será más dificil en adelante. Así que sigo mi mentalización. No he decidido aún el día.

Por ahora continúo con ese cambio permanente: horrible sabor de cada cigarrillo.

Fumo menos cantidad pero con cierta pena, porque sé que pronto no tendré este consuelo, aunque mi estado de ánimo empieza a ser más alto de lo habitual y me invade una especie de euforia singular.
Por la mañana me encuentro más nerviosa que por la tarde. Como digo por la tarde es más un estado eufórico.

22:34:56

Se termina el jueves, he fumado mucho. Ahora soy muy consciente de lo que fumo, antes no me obsesionaba, pero ahora temo que cuanto más fume más dificil será dejarlo. Imagino que son excusas,burdas excusas que me pongo para seguir con el hábito.

Otra burda excusa que tengo en la chistera es que, si he fumado unos veinte años ya me habré hecho todo el daño posible y será por lo tanto demasiado tarde para dejarlo. Me han dicho que no es así, que si dejo de fumar, sin estar invadida por alguna enfermedad ligada al tabaco, empezará a descender el peligro de contraerla a medida que pase el tiempo.

Mi boca me sabe a cuernos!!!!!!!. Da igual ya que esté fumando o no. Permanéntemente sabe a algo parecido al gusto del tabaco, o quizá algo peor. Mi libro de autoayuda para dejar el vicio dice que el tabaco sabe mal, cuando has leido lo mal que sabe, toda la montaña de veces que lo menciona, realmente lo saboreas así cada vez que fumas.

Aunque el libro ése no es ni la mitad de convincente que el horrible sabor que experimento ahora constantemente. ¿Conseguirán estas pastillas que aborrezca el tabaco?. ¡Ojala!.