Diario de Rebeca

Escribí este diario hace ya nueve años, a la vez que surgía la página "Mi Lucha Contra el Tabaco", la cual fue un acto de amor y creatividad de mi hijo mayor hacia mí. Foro, blog personal, miles de mensajes de los que durante todos estos años conseguimos dejar de fumar. Con todas estas "armas" os invito a iniciar vuestra lucha particular.

¡Mucha suerte!

Celia Gaspar / Rebeca

Día 23/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

23/03/2001


22:41:30

Ya he utilizado,la medicación de ayuda para dejar el tabaco, durante una semana. Apartir de mañana tengo una semana para dejarlo, según parece, si no lo hago en ese lapso de tiempo habré perdido grandes posibilidades de lograrlo.
Lo cierto es que estoy convencida de que este producto ayuda mucho.
Hoy no he notado nada especial, es decir no tengo nada nuevo que contar, mejor será que espere a mañana, por si me decido ya. Entonces contaré cómo me voy sintiendo sin el tabaco.

Día 24/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

24/03/2001


14:06:26

Hoy he dejado de fumar. Me he levantado con menos apetencia tabaquil, y además era el primer día, según el prospecto de las pastillas, para ponerse a la labor.
Respiraciones profundas, muchas respiraciones profundas, sobre todo a primera hora de la mañana. A A los tres o cuatro primeros cigarrillos del día los he echado mucho en falta, luego el resto de la mañana, interminable. Vienen como oleadas de "mono", respiro profundo y cuento medio minuto, no duran más. Aún son muy próximas las unas a las otras.
He mascado mucho chicle, tengo que decirlo. He comido sin abusar y ahora voy a ver qué tal me va con la siesta. Durmiendo no habrá problema.


22:00:34

La siesta fantástica, me he despertado sin saber ni dónde estaba, descanso total.
Luego ha seguido la tarde con momentos poco llevaderos y abundantes respiraciones profundas.
Me he anticipado, por error, un día a la fecha señalada por las pastillas para dejar de fumar, no sé si ha sido el motivo de que haya notado la abstinencia de manera tan intensa.
Lo peor son esos momentos en que busco algo, que no recuerdo lo que es y de pronto sí lo sé: tabaco.
Siento entonces un vértigo indescriptible.
Y las manos, no sé dónde poner mi mano izquierda, fumaba con élla, y ahora se siente inutil. Le voy a enseñar a manejar otra vez todas las cosas.
Comparado con las otras dos veces que he dejado de fumar, no he notado diferencia por el momento, me siento igual con las pastillas, veremos mañana.

Día 26/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

25/03/2001


22:12:13

No es tan fácil. Ayer no pude escribir nada de lo que me estaba ocurriendo, porque lo pasé muy mal. Era Domingo, se supone que día sin tensiones, pues las pastillas no hicieron nada, fue un día de perros.
Acabé acostándome temprano, yo creo que si no lo hubiera hecho así, ya estaría fumando.
Hoy ha sido peor, mucho peor.
Es el tercer día sin tabaco y siento que no puedo más. Nadie de mi casa me puede aguantar, yo no aguanto a nadie. Ninguno de éllos es fumador, ni lo ha sido; eso debería serme de gran ayuda porque nadie en casa fuma, pero ninguno puede entender por lo que estoy pasando.
Las pastillas Zyntabac, son un placebo, al menos para mí.
Ojalá no pasen por este sufrimiento los millones de personas que ya la han probado en el mundo entero. A lo mejor muy pocos se sienten como yo.
Por hoy me voy a acostar ya, y mañana veré cómo va el día. No tengo ningún apoyo, por eso que he explicado de que nadie me aguanta.
En estos tres días he masticado chicle sin azucar y caramelos sin idem, hasta la saciedad. Me duele la mandíbula, tengo problemas para masticar la comida y mis nervios están apunto de estallar.
Siento no poder decir maravillas del método que utilizo, lo siento por mí y por cualquiera que me lea. En el fondo los que estáis en internet, también sois para mí un apoyo, por el mero hecho de que yo sé que estáis ahí, pero yo querría ser un ejemplo para vosotros y no sé si voy a poder.

Día 27/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

26/03/2001


10:58:06

Ayer antes de acostarme cometí un error, del que voy a tratar de aprender. Me fumé un cigarrillo a escondidas.
Si no habéis probado esta medicación para dejar de fumar, no podéis comprender lo que se siente, me explico: parece que conforme avanzas en las tomas y van pasando los días tomándola, el sabor del tabaco es insufrible. Sabe tan exagerádamente mal, es tan desagradable, que decides seguir sin fumar, casi diría te sientes obligado.
Así que eso estoy haciendo pasar sin fumar. Los momentos peores son esos en los que siempre fumaba, después del café..., quizá lo mejor sea que no tome café en una buena temporada.
Aunque lo cierto es que fumaba a todas horas, por eso me debe estar costando tanto esfuerzo dejarlo, a pesar de las pastillas. Si no hubiera sido una fumadora compulsiva, todo sería más fácil. Las otras dos veces que lo dejé, como explico al principio de mi historia, no recuerdo que me costase tanto, pero no fumaba como ahora. Lo que si recuerdo de esas dos ocasiones es un aumento de peso de unos nueve kilos. Con esta medicación te auguran poco engorde.


Día 28/03/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

27/03/2001


11:30:33

Hoy es el quinto día sin tabaco.
Me he lavado los dientes, esta mañana, y no salía nada negro, sé que es asqueroso contar esto, pero mi boca parecía un volcán, antes de dejar de fumar, a cada momento tomaba chicles o caramelos muy fuertes para erradicar el olor que creía, con bastante fundamento, despedir a mi alrededor.
Ahora soy yo la que ya nota los alientos de los demás, algunos son detestables.
Durante la mañana he tenido varios episodios de “mono”, bastante fuertes, que he subsanado con respiraciones profundas, que van muy bien. También funciona mirar el segundero del reloj, esos momentos sólo duran medio minuto, es soportable.
Aunque cuando son tan seguidos como hoy...dan un poco de miedo. Miedo a recaer.
He procurado no sepa casi nadie de mi entorno que he dejado de fumar, los que lo saben conocen también el método que utilizo, todos los que fuman dicen que lo van a probar.



17:27:39

Esta tarde me ha surgido un problema, he olvidado tomar la segunda dosis de pastillas a la hora señalada, he notado que me encontraba mucho más nerviosa, hasta me estaba entrando un hambre voraz. Me he metido en la boca toda la artillería de caramelos y chicles que he encontrado (la mezcla no es muy eficaz, se convierte en una extraña masa deforme). Por fin a las dos horas de mi error en la toma, me he dado cuenta al mirar el bolso, llevo las pastillas para dejar de fumar en el departamento para el tabaco, así que me he tomado la dosis. Más vale tarde...pero dice el prospecto que no se haga esto.
No noto ninguna mejoría, ha pasado una hora y media, me fumaría paquete y medio y me comería un toro.