Diario de Rebeca

Escribí este diario hace ya nueve años, a la vez que surgía la página "Mi Lucha Contra el Tabaco", la cual fue un acto de amor y creatividad de mi hijo mayor hacia mí. Foro, blog personal, miles de mensajes de los que durante todos estos años conseguimos dejar de fumar. Con todas estas "armas" os invito a iniciar vuestra lucha particular.

¡Mucha suerte!

Celia Gaspar / Rebeca

Día 17/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

16/04/2001


18:30:42

Veinticinco, ¡esto es genial!. La vida ahora es ya otra cosa. Me canso menos, no me he engordado, respiro hondo, ahorro para otras cosas. Vamos que no puede ir mejor.
Los movimientos involuntarios veremos qué tal van, hoy, nada de nada. La vista menos borrosa (me he echado el colirio).
Hoy es un día especial, siento que estoy ganando yo la batalla.
Veo personas por la calle fumando, yo fumaba mucho también circulando, y reconozco que tengo suerte de no necesitar ir con el cigarrillo por ahí. Ya me parecía que quedaba mal, daba mala impresión, ahora lo encuentro patético.


Día 18/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

17/04/2001


13:25:02

Creo que son veintiseis días sin fumar. Hoy las cosas no van bien, mi vida es la de siempre, pero no así el impulso que tengo hacia el tabaco. Estoy irritable por este motivo, salto a la primera de cambio y es que me ha desesperado sentir este "mono" repentino e inesperado. No es como al principio, entonces sabía que duraría medio minuto cada uno y luego pasaría hasta el siguiente golpe. Esta vez es una angustia constante, es una sensación que me está durando varias horas, espero superarlo. No confiar sólo en las pastillas, sino también en mí. Es casi doloroso.
Si puedo, esta noche explicaré cómo voy.
La persona de apoyo no se encuentra a disposición, nadie puede hacer nada.


20:42:42

Por hoy he superado todo lo que he tenido que soportar. Ahora ya estoy mucho mejor.
Eso sí, he tenido que usar otra vez chicles que me sientan fatal para la mandíbula.
A ver qué me depara el día de mañana...

Día 19/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

18/04/2001


13:29:16

Día siguiente al horrible, algo menos malo. Tengo que reconocerlo, no estoy como ayer.
Quiero hacer una aclaración, yo estoy tomando Zyntabac igual que podía tomar Quomen (creo que es el nombre), ambos medicamentos son iguales, hasta en el precio. Los dos son hidrocloruro de bupropión.
Así que lo importante es la fórmula, no el nombre del producto.
Quizás tendría que haberlo dicho desde el principio, pero lo olvidé, elegí Zyntabac, y debí necesitar mentalizarme en la genialidad del producto, para mí no podía haber nada mejor en el mundo que estas pastillitas para dejar de fumar, que tanto me iban a ayudar.
Ahora ya está claro que son lo mismo las unas que las otras. Lo importante es tener fe en éllas, pero con cuidado, a veces necesitamos nuestra propia fuerza. Y si no que me lo pregunten a mí, que ayer casi me dá algo...las pastillas estaban en mi cuerpo, liberándose de manera prolongada, como el resto de los días y en cambio tuve que poner de mi parte más que nunca.


21:25:18

Está terminando otro día más, todavía con peligro de recaída, pero me he dado una alegría: he cenado y al terminar no me he acordado del tabaco. Eso es nuevo, hasta hoy siempre tenía presente el acto de fumar después de comer cualquier cosa.
Todavía ahorro más, no sólo es el tabaco, en el cual llevo desde que lo he dejado unas quince mil pesetas de beneficio económico, sino que además no puedo tomar todos los cafés que quisiera, máximo tomo dos al día, de esta manera sólo sufro dos veces al terminar cada taza (sin querer ahorro). Cuando entro a un bar sólo tomo zumo de tomate o agua, casi en ninguno tienen ese zumo. Lo que hay que tomar es zumos en general, pero yo si no hay, prefiero agua, que también está muy recomendada, con eso hago vida social. Antes no bebía alcohol, ahora no debería porque con la medicación antitabaco no se puede.
No fumo, casi no bebo café, me alimento más saludáblemente, no bebo alcohol,bebo litros y litros de agua . Sólo tomo chicles y caramelos sin azucar, para descargar la ansiedad. Sigo, sobre todo por la tarde, con las mezclas de caramelos y chicles que son horrorosas, se hace una pasta... Seguro que pasará pronto.
Mañana me voy de fin de semana con tres personas más, dos exfumadores y un no fumador. Este equipo me ayudará mucho. El lunes escribo qué ha ocurrido con el tabaco de las narices.


Día 22/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

21/04/2001


19:43:45

Hoy hace treinta días que lo dejé. ¡Un mes!. ¡Mi primer mes!.
Estos pocos días que he estado fuera, han hecho gran parte del trabajo las pastillas. A mí me entran más ganas de fumar cuando me sacan de mi rutina.
No ha ocurrido esto, excepto en momentos clave: llegada a los lugares a visitar, pensamiento profundo en que el tabaco está en el bolso y voy a fumar. Desilusión total porque es mentira, no lo llevo y no voy a volver a fumar. Y los cafés... los voy a dejar definitívamente, cuanto más bueno está, más ganas tengo después de fumar. Voy a tomar tilas. Aunque no he estado nerviosa.
Lo de ir con exfumadores ayuda mucho, los ceniceros se retiran de la vista en todos los lugares. Ninguno los usamos. Caramelos acción vapor sin azucar, cada día un paquete. Necesito tener un sabor muy fuerte en la boca, así no es necesario el chicle.
Cada día que pasa hay menos ocasiones en las que recuerde mi vicio (pasado).
Sigo dándole gran parte del mérito a las pastillas, es la tercera vez que dejo de fumar y está siendo la más fácil.

Día 23/04/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

22/04/2001


17:11:52

Días sin fumar: treinta y uno. Siento más esperanza aún de conseguir mi proposito al haber superado esa especie de barrera que es el primer mes. Los que me observan en mi vida cotidiana, están atentos a ver si lo logro, algunos no sé si quieren que pierda la partida o que la gane, ésos ya no están tan pesados, saben que ya no hablo de días sino de meses!.(Aunque sólo sea uno). A mí lo que me importa es no tener que volver a comprar tabaco nunca más. Todavía sigo teniendo, alguna vez a lo largo del día, momentos de "vértigo". Ya lo he contado, como sé, son esos segundos que olvido que no fumo y voy a sacar un cigarrillo que no existe. Quizá me repito mucho con este tema, pero ahora, superada la primera fase, me sigue pareciendo el momento más peligroso y doloroso del día. Son peor que el "mono", ése sabes cómo actúa, el tiempo que dura, todo. Es mejor porque no te pilla por sorpresa a él lo esperas. Además el tratamiento con Zyntabac suaviza el "mono", estoy convencida. En cambio el vértigo, que ojalá otros exfumadores no sientan, ése me parece que no lo controlan las pastillas.