Diario de Rebeca

Escribí este diario hace ya nueve años, a la vez que surgía la página "Mi Lucha Contra el Tabaco", la cual fue un acto de amor y creatividad de mi hijo mayor hacia mí. Foro, blog personal, miles de mensajes de los que durante todos estos años conseguimos dejar de fumar. Con todas estas "armas" os invito a iniciar vuestra lucha particular.

¡Mucha suerte!

Celia Gaspar / Rebeca

Día 04/05/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

03/05/2001


11:31:50

Parece mentira que haya fumado más de un paquete y medio al día en los últimos tiempos, cuánto he cambiado en sólo unos días. Me es ya indiferente que fumen delante de mí. Sigo con una tensión muscular muy fuerte; la siento más por la noche, antes viendo la tele echada. (Ya sé que es raro, pero yo sólo lo notaba echada). Desde hace unos días me ocurre también cuando me voy a dormir, pensé que sería pasajero pero no, me está provocando insomnio. ¡Con lo bien que dormía!. Aún así yo estoy convencida de que desaparecerá esta molestia.
Lo deseo con todo mi corazón. No he tenido problemas de epilepsía anteriormente, de haber sido así no estaría tomando Zyntabac.
Por cierto, ese programa, “Gran Hermano”, empezó a la vez que comencé el tratamiento. No lo veía nunca (como todo el mundo), pero las pocas veces que zapeando me lo encontraba, observaba con asombro que fumaban todos y entonces me alteraba verlos echando humo. Ahora ya no. Un mal ejemplo me parece que son, para la gente joven, que tenga el mal gusto de verlos.


Día 05/05/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

04/05/2001


11:39:57

Mi dependencia del tabaco era alta, era una fumadora compulsiva. No disfrutaba (si es que se puede disfrutar) de casi ninguno de los cigarrillos que encendía. Sin embargo seguía haciéndolo. Esta tercera vez que lo intentaba, quería fuese la definitiva y como estaba tan viciada, según algunos test, al grado máximo, decidí buscar ayuda. Mi médico me recomendó Zyntabac.
Sin esta maravilla, para superviciados o viciados de grado medio, no me hubiera atrevido esta vez. Ahora agradezco mucho no sentir el dolor que tenía en medio del pecho, ha desaparecido completamente, en este poco tiempo. Mi garganta está perfecta, tenía una constante carraspera que se ha evaporado como por arte de mágia. Los efectos secundarios negativos, también tiene positivos, los iré sobrellevando, como hasta ahora. Seguiré escribiendo aquí lo que me pasé, sea lo que sea.



Día 06/05/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

05/05/2001


17:33:28

Cuarenta y cuatro días sin ahumarme!. Es domingo. En la calle, en medio de la mañana, yendo de paseo, tan tranquila, he sido atacada por un tremendo impulso que me empujaba a fumar, he sentido un sufrimiento muy fuerte por no poder hacerlo. Ha pasado rápido, varias respiraciones profundas, a penas a durado un minuto, pero no me lo esperaba, de esa manera, ni a estas alturas. Así, en una de estas podría volver al vicio. Maldigo el día que empecé a fumar!.

Día 07/05/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

06/05/2001


8:02:34


Los días de labor me despierto más temprano, de ese modo me tomo la pastilla de Zyntabac cuando voy a salir de casa. Si por algún motivo o porque es fiesta no tengo que madrugar me despierto igual para tomar la medicación. Recomiendan hacerlo a las mismas horas, a mí no me hace falta ni poner el despertador. Me intriga saber por qué me ocurre esto. Ayer expliqué como pude, no sé hacerlo mejor, lo que me ocurre algunas veces, (voy a llevar un seguimiento de cuántas veces me sucede), llega a mi mente, a traición, la idea de que estoy a punto de encenderme un cigarrillo, me doy cuenta de que es imposible y la sensación de desamparo, tristeza y diría casi “pánico” es muy intensa. Puesto que he dejado de fumar en otras dos ocasiones, durante espacios de tiempo largos, casi un año cada uno, sé que eso no ocurrió las otras veces, sin Zyntabac. Lo cierto es que lo que se dice “mono”ya no tengo,excepto esos momentos...¿Será que llega todo de golpe?.


Día 08/05/2001

Imagen de Rebeca

Rebeca

07/05/2001


11:11:44

Sigo con Zyntabac,hace cuarenta y seis días que no fumo. Es seguro que las pastillas ayudan muchísimo, inhiben el deseo de fumar de una manera descarada. Tanto es así que reconozco el temor que tengo a terminar el tratamiento. ¿Cuándo acabe seguiré absteniéndome con esta facilidad?. Aún me quedan muchas tabletas para terminar los dos meses, creo que catorce. Después mi médico dirá cuándo estoy preparada para continuar luchando con mis propias fuerzas. Soy feliz no fumando, pero yo me veo mucho peligro. Habrá muchas personas que no tengan problemas para dejar el tabaco definitivamente, con o sin ayuda, pero yo cuento lo que me toca pasar a mí.